1

Asociaciones de Cultivo

Asociación de cultivos

Piensa en un campo de cultivo

¿Se parece a esto?

Parcela de granados, calabazas y seto vivo de cipreses (LLAURADORS DE SOMNIS, Silla)
Parcela de granados, calabazas y seto vivo de cipreses (Ecologicval, Silla)

¿O a esto otro?

Parcela de monocultivo de patata (Anónima)Parcela de monocultivo de patata (Anónima)

Normalmente, nos viene a la mente la segunda imagen: una parcela en la que se cultiva una única hortaliza o árbol frutal.

Sin embargo, aunque es lo más comú, no es lo mejor.

Desde el punto de vista de la agricultura ecológica, una parcela ha de considerarse como un ecosistema; un lugar donde exista variedad de especies vegetales y animales que se relacionen entre sí, manteniendo el equilibrio biológico natural (como sucede por ejemplo en un bosque), ya que, tanto las poblaciones de los organismos considerados como plaga y la de sus enemigos naturales se encuentran compensadas, porque la biodiversidad vegetal les da juego.

De esta manera, el habitual monocultivo que vemos continuamente y se muestra en la segunda foto contradice toda lógica natural y debería ir dando paso, poco a poco, a prácticas más eficientes y sostenibles.

Una manera de aproximarse a este concepto de ecosistema es la realización de asociaciones de cultivo, es decir, cultivar al mismo tiempo en un mismo espacio más de un alimento. Es clave, (además del hecho ya mencionado del control biológico que se da entre especies animales), por otras ventajas interesantes:

En primer lugar, la propia superficie de cultivo se aprovecha mejor, porque el espacio libre entre dos plantas iguales puede ser suficiente para el desarrollo de un cultivo distinto de menor envergadura; por ejemplo puerros y lechugas.

En segundo lugar, tanto los nutrientes como el agua presente en el suelo son totalmente aprovechados según la necesidad de cada cultivo, lo cual es positivo, ya que evita que se pierdan esos recursos hacia capas de suelo más profundas.

Otra ventaja de la asociación de cultivos es la mejora en las condiciones micro climáticas entre las plantas; condiciones intensas de insolación o viento pueden verse paliadas en un cultivo más delicado por la protección que le ofrece un cultivo más rudo que se encuentra en un estado de desarrollo más avanzado.

También, existe mucho menos riesgo de pérdida de una cosecha completa, puesto que al haber más de un cultivo, factores muy desfavorables para un cultivo pueden no serlo tanto para el otro o incluso no llegar a afectarle en absoluto.

Hay mucha garantía de sacar adelante al menos parte de la producción prevista.

Por último, el rendimiento de los cultivos a nivel individual se incrementa:

Ya sea por el aprovechamiento completo de los recursos o las sustancias alelopáticas (elementos bioquímicos secretados por algunas plantas que favorecen o dificultan el desarrollo de otras) en este caso actuando de manera positiva, el resultado de asociaciones favorables (porque existen asociaciones de cultivo desfavorables, y son precisamente las que han de conocerse para no realizar) siempre manifiesta muy buenos resultados en el desarrollo de los cultivos que forman parte de la asociación realizada.

En ECOLOGICVAL combinamos el cultivo a largo plazo de granados con diferentes tipos de hortalizas según la temporada, pero además, respetamos todo tipo de vegetación auxiliar en los lindes de la parcela, porque suponen aumento de la biodiversidad (aparte de la proporcionada por las distintas plantas cultivadas) y favorecen su buen funcionamiento al ser refugio de infinidad de insectos útiles combatientes de plagas y también al proteger a los cultivos de vientos fuertes (es el caso de los cañaverales naturales o las hileras de cipreses).

En resumen, la asociación de cultivos es una práctica ecológica y eficiente medioambientalmente hablando, pero también es muy interesante desde el punto de vista del productor, porque le facilita la consecución de un buen resultado garantizándole una continuidad en su actividad económica.

Desde ECOLOGICVAL apostamos por esta estrategia y animamos a llevarla a cabo en base a los buenos resultados que hemos ido constatando.

 
María García Conejero
 
 

BIBLIOGRAFÍA
Buenas prácticas en producción ecológica. Asociaciones y rotaciones. 2008 – Gloria I. Guzmán Casado y Antonio M. Alonso Mielgo. – Ministerio de medio ambiente y medio rural y marino. Gobierno de España
Conocimientos, técnicas y productos para la agricultura y la ganadería ecológica. – Juana Labrador. SEAE
Manual básico de Agricultura Ecológica.- Junta de Andalucía

Comentarios 1

  1. Pingback: Los Enemigos Naturales de las Plagas (I): Psyllobora Vigintidiopunctata - Ecologicval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.